Anthroposinergia es la sinergia que se crea entre las personas… entre el público y el artista, entre el espectáculo y los asistentes.

El artísta no puede actuar si el público no aporta su energía; el público no se estimula si el artista no transmite energía; una relación de dependencia, que puede crecer en espiral o apagarse si una de las partes no da de su parte!

En 2004 un joven ingeniero tiene un sueño: utilizar un sistema mecánico para aprovechar la energía que se mueve en los conciertos. Utilizar la energía del hombre para alimentar eléctricamente los escenarios de música.
Después de varios años de investigación y observación el joven ingeniero demuestra cómo la bicicleta es la máquina ideal, uno de los sistemas más eficientes que existen para aprovechar la fuerza del hombre. A partir de esta conclusión desarrolla el primer prototipo de generador humano.
En 2009 nace la Urban-flywheel, un juego de engranajes, poleas y volantes de inercia que, acoplados a una bicicleta, aprovecharían la energía de los participantes para generar electricidad a través de un alternador y un sofisticado sitema de control electrónico. El prototipo no utilizaría ninguna batería de acumulación, la energía generada alimentaría diferentes enchufes, maniobrados estos por medios de relés activados progresivamente en función de la enrgía generada.

En octubre de 2009, en el Festival Posidonia de la Isla de Formentera se presenta por primera vez el proyecto Anthorosinergia con este primer prototipo.